Portada » Scarpaccia de calabacín
Scarpaccia

Scarpaccia de calabacín

by Alberto
5 minutos de lectura

¡Bienvenidos, amantes de la cocina! Hoy les traigo una receta italiana que seguramente se convertirá en una de sus favoritas: la deliciosa scarpaccia de calabacín. Si nunca has probado este platillo, prepárate para un viaje de sabores y texturas que te dejará deseando más. Esta receta es perfecta para cualquier ocasión: desde una cena en familia hasta una reunión especial. ¿Estás listo para aprender a preparar este manjar? ¡Entonces sigue leyendo!


Detalles de la Scarpacccia de calabacin

  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: 15 minutos
  • Tiempo de elaboración: 45 minutos
  • Tiempo total: 1 hora
  • Porciones: 6 porciones
  • Calorías totales: 220 por porción (aprox.)

Ingredientes


Elaboración

  1. Precalienta el horno a 200°C (390°F) y engrasa ligeramente un molde para hornear de aproximadamente 9×13 pulgadas.
  2. En un tazón grande, mezcla la harina de maíz, el aceite de oliva y el agua. Revuelve bien hasta obtener una mezcla suave.
  3. Agrega los calabacines rallados a la mezcla y remueve para distribuirlos uniformemente.
  4. Añade los huevos y el queso parmesano rallado. Continúa mezclando hasta que todos los ingredientes estén bien combinados.
  5. Agrega la sal y la pimienta negra al gusto, asegurándote de que estén bien distribuidas en la mezcla.
  6. Vierte la mezcla en el molde para hornear preparado y extiéndela de manera uniforme.
  7. Hornea durante aproximadamente 40-45 minutos o hasta que la scarpaccia esté dorada en la parte superior y firme al tacto.
  8. Retira del horno y deja enfriar durante unos minutos antes de cortar en porciones. Si lo deseas, decora con hojas de albahaca fresca antes de servir.

Tabla de propiedades nutricionales

A continuación, te presento una tabla con las propiedades nutricionales de los ingredientes utilizados en esta receta:

Alimento Cantidad Calorías Proteínas Carbohidratos Grasas
Harina de maíz 2 tazas 320 6g 64g 4g
Aceite de oliva 1/4 taza 477 0g 0g 54g
Calabacines rallados 2 tazas 40 2g 8g 0g
Queso parmesano 1/2 taza 215 17g 1g 15g
Huevos 3 210 18g 0g 15g
Agua 1 taza 0 0g 0g 0g
Sal 1 tsp 0 0g 0g 0g
Pimienta negra Al gusto 0 0g 0g 0g
Albahaca fresca Opcional 0 0g 0g 0g

Es importante recordar que estas cifras son aproximadas y pueden variar según las marcas y los tamaños de las porciones.


Consejos de almacenamiento

Si tienes sobras de scarpaccia (lo cual es raro, ¡pero puede suceder!), puedes guardarlas en un recipiente hermético en el refrigerador. Se mantendrá bien durante 2-3 días. Para recalentar, simplemente calienta en el horno o en el microondas hasta que esté caliente. Recomiendo calentar en el horno a baja temperatura para mantener la textura crujiente en el exterior.


Sugerencias de variaciones

Esta receta es bastante versátil, ¡así que siéntete libre de experimentar! Aquí tienes algunas ideas para variar la scarpaccia:

  1. Agrega cebolla: Puedes agregar cebolla finamente picada para darle un sabor extra.
  2. Queso adicional: Si eres un amante del queso, prueba con otros tipos como el queso cheddar o mozzarella.
  3. Hierbas frescas: Además de la albahaca, puedes añadir otras hierbas frescas como el tomillo, el orégano o el romero.

Opciones de acompañamiento

La scarpaccia es deliciosa por sí sola, pero también puedes acompañarla con:

  • Ensalada fresca: Una ensalada verde o una ensalada de tomate y pepino complementarán perfectamente la scarpaccia.
  • Salsas: Una salsa de tomate casera o un dip de yogur con hierbas son excelentes opciones para servir al lado.
  • Proteínas: Si deseas agregar proteínas a la comida, puedes servir la scarpaccia con pollo a la parrilla o pescado.

Consejos de personalización

Esta receta es una excelente base para explorar tu creatividad culinaria. Aquí tienes algunos consejos para personalizarla según tus preferencias:

  • Añadir especias: Prueba con tus especias favoritas para darle un giro único al sabor.
  • Cambiar las verduras: Si no eres fanático de los calabacines, puedes probar con zanahorias ralladas, espinacas o incluso pimientos.
  • Reducción de calorías: Si deseas reducir las calorías, puedes disminuir la cantidad de aceite de oliva y queso utilizado.
  • Versiones sin gluten: Para una versión sin gluten, asegúrate de usar harina de maíz certificada sin gluten.

Beneficios para la salud

La scarpaccia es una excelente manera de disfrutar de las verduras y los huevos en un solo plato. Los calabacines son ricos en vitaminas y minerales, y al combinarlos con los huevos y el queso, obtendrás una buena dosis de proteínas. El aceite de oliva proporciona grasas saludables que son beneficiosas para el corazón. Además, esta receta es baja en azúcares y alta en fibra, lo que la convierte en una opción saludable.


Scarpaccia sin gluten

Scarpaccia sin gluten es una deliciosa receta italiana de calabacín que se ha vuelto popular en los últimos años. Esta versión de la receta se ha adaptado para aquellos que siguen una dieta libre de gluten. La scarpaccia sin gluten se prepara con harina sin gluten, calabacines rallados, huevo, queso parmesano y condimentos como sal, pimienta y ajo en polvo. Después de mezclar todos los ingredientes, la masa se hornea en el horno hasta que esté dorada y crujiente. Esta opción sin gluten es perfecta para las personas que tienen intolerancia al gluten o que simplemente prefieren evitarlo en su alimentación.


Scarpaccia keto

La scarpaccia keto (también conocida como “torta salada keto”) es un plato italiano tradicional de la región de Liguria. Consiste en una deliciosa tarta salada baja en carbohidratos, ideal para aquellos que siguen la dieta cetogénica. Esta receta se caracteriza por su base de calabacín rallado, mezclado con huevos, queso parmesano y harina de almendras. Una vez horneada, la scarpaccia keto adquiere una textura crujiente por fuera y suave por dentro. Se sirve como un plato principal o acompañante, ideal para complacer el paladar de aquellos que buscan opciones saludables y sin gluten.


Variedades dietéticas

Esta receta es naturalmente vegetariana y sin gluten si utilizas harina de maíz certificada sin gluten. Puedes adaptarla para satisfacer tus necesidades dietéticas específicas, como reducir la cantidad de grasa o cambiar los ingredientes lácteos por alternativas veganas.

¡Espero que disfrutes preparando y saboreando esta deliciosa scarpaccia! Si estás buscando más recetas italianas, te recomiendo probar nuestra receta de “Focaccia italiana” o nuestro “Tiramisú clásico”. ¡Buen provecho!

Mira mis otras recetas

Escríbeme un comentario